“Consejos y buenas prácticas de cara a la lectura del primer examen escrito"

Ya hemos realizado el “tedioso” primer examen de la oposición. Las cuatro horas y media de escritura ya son historia y es el momento de plantear la estrategia de cómo vamos a encarar la lectura de nuestro examen al tribunal.

Nuestra “Performance”. Es el momento de nuestra “gran interpretación”, el momento de nuestra gran “obra de teatro”.

La lectura “literal” de tu examen escrito es la única forma de que el tribunal valore los conceptos, descripción y datos que has escrito y de cómo has sido capaz de sintetizarlo, y sobre todo de transmitirlo.

De ahí radica la importancia de que seas capaz de “comunicar”, de la mejor manera posible, el texto al tribunal manteniendo su atención.

Recordad, un examen brillante de contenido, conceptos, datos etc, mal leído, lo “destrozas”, sin embargo un tema un tanto mediocre y escaso de contenido, si se lee de forma clara, concisa con presencia y personalidad, es decir de “forma espectacular” se puede salvar.

Aquí te planteamos algunas recomendaciones que consideramos de gran importancia a la hora de enfrentarte a la lectura del primer ejercicio.
1. No debes dejar al tribunal que se plantee si vas bien o mal vestido/a. Cuida tu imagen personal, se debe ir arreglado/a y discreto/a.

2. Al entrar (hazlo con decisión, intenta no transmitir nerviosismo) y mirándoles “saluda al tribunal”; una vez sentado/a se hacen disimuladamente respiraciones profundas con el fin de calmar los nervios. Después piensa algo positivo como:  “Es mi gran momento, lo voy a conseguir”.  “Qué suerte tengo de leer un tema tan bueno”, o cualquier otra cosa que se te ocurra.

3. Adopta una postura bien sentado/a con la espalda bien ajustada a la silla, el tronco recto, las manos encima de la mesa a ambos lados del folio, las piernas nunca cruzadas, con los pies bien apoyados en el suelo. NADA DE BOLIGRAFOS EN LA MANO.

4. ¡OJO!, se lee lo que se escribe, así que, salvo el saludo de buenas tardes, cuando leáis, todo lo demás lo tenéis que leer literalmente del examen. Os llaman la atención si os salís del texto, (el secretario del tribunal va leyendo la copia mientras estás leyendo tu examen).

5. Comienzo de la lectura. Leer despacio. “Voy a dar lectura al Tema….” y se lee el título del tema marcando bien cada epígrafe a través de pausas. La finalidad es calmar los nervios.

6. LEER MOSTRANDO NATURALIDAD, RESPETO, Con SEGURIDAD siendo CLARO y CONCISO.

7. ¡¡¡¡¡ TRANSMITIR ENTUSIASMO¡¡¡¡¡.

8. Usar las pausas “los silencios también forman parte de la música,.. también forman parte de la lectura”.

9. Mirar al tribunal a los ojos de vez en cuando para captar su atención. Como hacen los presentadores del telediario. El “Tribunal Amigo” es aquella persona que te asiente cuando le miras y le cuentas algo. Busca al “Tribunal Amigo”.

10. Hay que jugar con la entonación de la lectura, las pausas, la mirada, la postura, etc para constantemente despertar el interés en el tribunal. ¡Hazte escuchar! poniendo “música” a la “letra”. Cambiar la entonación sobre todo en los títulos de cada epígrafe o pregunta.

11. Muy importante la “entonación”. Cambiar la entonación sobre todo en los títulos de cada epígrafe o pregunta y hacer pausas. Transmite al tribunal que te crees lo que has escrito:

– “Dinamismo”. Échale un poquito de arte y tranquilidad.
–  “Apasiónate”. Recréate en las ideas-clave que hayas escrito.

La entonación no puede ser monótona, hay que captar la atención del tribunal, que a las 4 de la tarde como comprenderéis es muy duro escuchar 100 veces lo mismo. En  consecuencia como no toméis alguna medida, por ejemplo cambiar la entonación y remarcar las cosas, no os distinguiréis

12.  Recuerda que el principio y el final de la lectura es clave en tu nota. Por ello, empieza con fuerza, intenta mantenerla a lo largo de la lectura con altibajos, y sobre todo termina con fuerza.

13. NO HAY PRISAS. Terminado un tema pasamos a otro, es el momento de beber un poco de agua, una mínima pausa, ordenar las hojas ya leídas y seguir.

14. Cuando se acaba la lectura te despides de forma educada del Tribunal y les das la garacias por su atención.

“AHORA SOLO QUEDA ESPERAR EL APROBADO”