El valor de la cultura general

Existe una gran discusión sobre el concepto de “cultura general”: algunos la entienden en uns entido amplio como el conjunto de conocimientos de un individuo sobre una gran diversidad de temas; otros la restringen al conocimiento de Geografía e Historia.

En este enlace podéis leer algunas opiniones formadas al respecto:
https://www.jstor.org/stable/23233198?seq=1#page_scan_tab_contents

Para un opositor, la “cultura general” se puede definir como todo aquel conocimiento externoal temario. Para el Ingeniero Industrial que oposita al Cuerpo de Ingenieros Industriales delEstado y que por tanto estudia un temario nada ingenieril, su “cultura general” son todos losconocimientos ajenos a la ingeniería y que pueden ser aprovechables para la oposición, esténo no relacionados directamente con el temario.

Es decir: macro y micro economía, administración de empresas, geografía, geopolítica, historiacontemporánea… Todos estos conocimientos dan ventaja al opositor que, antes de que caiga en sus manos el temario, identifica sin dudarlo el año 1973 como el de la guerra del Yom Kippur y la primera crisis del petróleo; que conoce ya de antemano el número de diputados y senadores o distingue entre la Comisión y el Consejo; que tiene claros los “números gordos” de la economía española: PIB, desempleados, trabajadores cotizando, etc.

¿En qué consiste esa ventaja? En ahorrar memorización porque hay conceptos, datos, fechas y cifras que ya conoce y comprende; en poder poner ejemplos o añadir datos con valor añadido;en relacionar más fácilmente unos temas en otros; en disponer de más herramientas pararesponder a las preguntas en el tercer examen.

Generalmente la “cultura general” se posee o no cuando se comienza a opositar. Pero se puede cultivar y mejorar durante el proceso dedicando unos minutos todos los días a leer mucho: las páginas salmón de los domingos en los diarios generalistas, las webs de los ministerios e instituciones europeas, revistas o publicaciones especializadas… El tiempo es finito y la primera obligación es estudiar los temas a la perfección, pero estos suplementos vitamínicos ayudan a entender e interrelacionar los conceptos, aportan seguridad y fondo de armario al opositor para salir al paso de cualquier situación comprometida.

Nuestra preparación reserva una parcela al refuerzo de esa “cultura general” facilitando a los opositores links y documentos con los que actualizar y reforzar los conocimientos de los que se van a examinar más allá de los propios temas. La filosofía es clara: para el opositor, no hay conocimiento inútil.